El nuevo consumidor chileno

El martes 15 de Septiembre, se cumplió un año desde la caída de Lehman Brothers y el inicio de la crisis económica. El consumidor criollo hoy es otro. Más racional y cauto, va más a la feria y a los supermercados-bodega, experimenta con las marcas propias, carretea más en la casa y come más comida chatarra. Éstas son las ocho tendencias que marcaron el consumo en este largo período de vacas flacas.

Ya no es el mismo. Era uno el 14 de septiembre del año pasado, un día antes de que Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de Estados Unidos, se declarara en quiebra. Y es otro diferente hoy, a dos días de cumplirse un año desde que se produjera la bancarrota que se convirtió en el kilómetro cero de la crisis económica más profunda desde el crash de 1929. Ningún consumidor quedó indemne frente a un remezón de esta magnitud.
"El consumidor ya no es el mismo del año pasado. Nunca saldrá igual de una crisis, porque es una experiencia dramática, que modifica sus hábitos y, por tanto, sus patrones de consumo", plantea Carlos Catalán, director del magíster en Comportamiento del Consumidor de la Universidad Adolfo Ibáñez.
En este año de crisis, el chileno fue activo, definió estrategias y reordenó sus prioridades, aunque no todos tomaron las mismas decisiones. "La crisis afecta a todos, pero de manera segmentada", precisa Catalán.

Se han observado varios cambios. ¿Permanecerán esas conductas una vez que el período de vacas flacas termine? Depende de la profundidad de la crisis y de cuánto demore la recuperación de la confianza, aseguran los expertos. Éstas son las tendencias en consumo que más se observaron durante el año en que el chileno ha vivido en la incertidumbre.

Al por mayor
"Los nuevos canales son la gran tendencia", sostiene Catalán. Algunos ni tan nuevos. O derechamente viejos, tradicionales. Desde que partió la crisis, el chileno volvió a la feria, a la Vega Central, a las ferias persas. Aumentó su nivel de compra en canales que antes le eran más ajenos, como las tiendas que ofrecen saldos de grandes marcas o los supermercados mayoristas. Lugares como Alvi, Erbi y la Súper Bodega Acuenta de D&S se han hecho parte habitual del recorrido de compras.

"Los formatos tipo bodega han tenido muy buena arremetida", sostiene el presidente de la Asociación Gremial de Supermercados de Chile (Asach), Fernando Alvear. Según LatinPanel, del total de gasto de una canasta básica, los formatos mayoristas o de bodega aumentaron de 4,5% en el primer semestre de 2008 a 6,3% en igual período de 2009. "Ésa es una tendencia clara y será difícil volver a los niveles anteriores", asegura el sociólogo y consultor de empresas, Dionisio Seissus.

Entre las novedades, las familias de escasos recursos se organizaron para comprar juntas al por mayor y luego repartirse la mercadería, principalmente productos no perecibles. Negocio redondo. "Eso se evidencia en que se amplió la base de nuestros principales clientes, los almaceneros, y en que aumentó la compra diaria versus la semanal o mensual", cuenta Guillermo Riveros, gerente general de Alvi, en cuya propiedad D&S tiene un 35% de participación.

De vuelta al hogar
Se convirtió en el gran refugio desde comenzó la crisis. La gente salió menos, gastó menos afuera y el hogar se transformó en un buen lugar de entretención. Lo redescubrió. Es una de las grandes tendencias del país en crisis. "Chile tiene una estructura en que la casa es un gran espacio de sociabilidad, donde se hace el asado y el almuerzo de domingo y eso se potenció con la crisis", asegura Catalán. Uno de los panoramas más repetidos fue acompañar la visión de una película con una buena pizza, lo que se facilitó con la gran penetración que han tenido los reproductores de DVD. O en vez de salir a comer fuera, se abasteció en el supermercado para armar una parrillada. "Hoy, los hogares de todos los estratos tienen una infraestructura de entretención en el hogar: DVD, televisión por cable, películas piratas baratas. Y, además, la estética y el diseño se han democratizado con el éxito de tiendas como Homecenter y Casa&Ideas" , agrega el sociólogo. ¿Saldrá de casa una vez que se despeje el panorama económico? Según Seissus, "esto de irse para adentro se irá mezclando con más diversión afuera de la casa".

El año de las marcas propias
En crisis, el chileno empujó carros a medio llenar y con muchas marcas propias de los supermercados. "Algunas compañías han cambiado el mix de lo que venden, en el que han aumentado mucho las marcas propias" , confirma el presidente de Adimark, Roberto Méndez. Si bien estos productos llevan una década en el país, están lejos de los niveles de penetración de países como Inglaterra, donde ocupan el 20% de la oferta de las grandes cadenas. Pero la crisis ha consolidado la tendencia al alza que ya traían. Según LatinPanel, la facturación de las marcas propias casi se ha duplicado en los últimos dos años. Con mayor fuerza han entrado los alimentos, los productos de limpieza de hogar, los aderezos y los lácteos y ha sido menor en las bebidas calientes y sobre todo en los cosméticos. Seissus explica que "la migración hacia las marcas propias se produjo fundamentalmente este año. Con la crisis, aumentó la cantidad de gente que las incluyó en su canasta y se potenció el hecho de probar estas marcas, que están asociadas a un precio más conveniente".

El boom de las menudencias
En los hogares de los estratos económicos C3 y D bajó la calidad de los alimentos que consumen. En la composición de ventas de Carnes Santa Ana, empresa enfocada a esos segmentos, cayó el vacuno y el cerdo. Al mismo tiempo, subió el pollo, sobrepasando incluso al cerdo, que ocupaba el segundo lugar. También arremetieron fuerte las menudencias, como las de pollo y en especial las de vacuno. "Se vendieron muchas guatas, patas, hígados y cabezas", enumera su jefe comercial, Mario Bustamante.

Algunas familias suspendieron la comida y la reemplazaron por las onces-comida. La gran mayoría ocupó los dos bonos que entregó el gobierno en la compra de alimentos. Pese a las ayudas estatales, Roberto Méndez sostiene que, en estos doce meses, se ha producido un incremento de las personas pobres que habrían cruzado el límite hacia abajo y ahora tendrían ingresos per cápita menores a los 40 mil pesos mensuales.

"Si la encuesta Casen se hiciera hoy, habría un aumento de la pobreza de dos puntos. No sería raro que estuviéramos en 16% o 17%", plantea el presidente de Adimark.

¿Elite más austera?
Si bien en abril sólo el 31,9% del segmento ABC1 aseguraba tener una situación económica peor o igual que el año pasado, las clases más acomodadas también se apretaron el cinturón. Menos que el resto de los chilenos, pero también lo hicieron. "Son los que mejor sortearon la crisis, aunque también contrajeron su gasto, particularmente de bienes durables", explica el socio y director de Criteria Research, Cristián Valdivieso. Méndez agrega que "en este grupo también hubo incertidumbre y se produjo una disminución del consumo suntuario, porque aun cuando no se vieron muy afectados, se produjo una sensación de culpa, de no mostrar un consumo demasiado ostentoso".

El diseñador Atilio Andreoli asegura que pese a la fuerte caída en las ventas de vestuario, en otros productos de lujo el descenso no fue tan evidente, como sucedió con el diseño interior y los automóviles. A juicio de la gerente general de la Asociación de Marcas de Lujo, Gabriela Guerschanik, "Chile es un mercado cauteloso por naturaleza. Sin embargo, estas marcas se han mantenido con buenos resultados y en algunos casos hasta mejor que en los años anteriores".

Carros semivacíos
El chileno no dejó de ir al supermercado. Por el contrario, fue mucho más. "En vez de ir una vez el mes, hizo dos o tres visitas, pero comprando menos en cada pasada", aclara Alvear. Por eso se vieron pocos carros llenos y con muchos productos en formatos más pequeños. Más aceites de medio litro en las estanterías y menos de un litro. Y mucha promoción. Ha sido el año del pack, del 30% de descuento, de los 2 x 1, del pague 3 lleve 4.

"Ha sido en el canal supermercado donde el consumidor ha percibido mayormente las promociones, que funcionaron en todos los estratos, sean altos o bajos. Antes de la crisis, las promociones representaban entre el 10% y el 15% de las ventas y hoy están cerca del 50%", explica Alvear. Al momento de llegar a la caja, pese que no se dejó de lado la tarjeta, el efectivo fue el rey.

Chile chatarra
Comer afuera es uno de los grandes panoramas del chileno. Si bien durante la crisis disminuyeron las salidas a los restaurantes, el mayor impacto se sintió en el promedio de consumo por persona. Adiós al conocido menú redondo. "Algunos evitaban el aperitivo y la entrada, otros, el postre, y se quedaban con el plato de fondo y la bebida", cuenta el presidente de la Asociación Chilena de Gastronomía, Fernando de la Fuente.

El impacto se sintió desde septiembre mismo. Ya en marzo de este año, estaban con el agua al cuello. Por eso los restaurantes crearon promociones ingeniosas, como los after office y los brunches, que se ofrecen entre el desayuno y el almuerzo.

Cuando salieron a comer, las personas eligieron algo más barato que un menú de restaurante. Aumentó el consumo de comida rápida, por lo que cadenas como McDonald's, Doggis y Burger King cerrarán este año con muy buenas cifras. "Nos ha ido muy bien en comparación con el año anterior. Hemos crecido y ha aumentado el consumo promedio por persona", señala la gerente de marketing de Kentucky Fried Chicken, Sandra Devillaine.

El cine fue otro de los negocios que creció mientras todos caían. Las promociones y el valor de las entradas convirtieron a la pantalla grande en el panorama perfecto para los meses de vacas flacas. El gerente de marketing de Cine Hoyts, Roberto Rasmussen, cuenta que la firma -que adquirió hace unos meses los locales de Showcase en Chile- registró entre enero y julio de este año un crecimiento de 20%. Incluso, en vacaciones de invierno, en plena crisis, "La era del hielo" registró un récord de un millón 400 mil espectadores , robándole a "Titanic" el lugar que ostentó por doce años. Se siguió pasando bien, pero con menos plata.

Cauteloso y racional. Desesperado, no
Muchos tenían fresco el recuerdo de la crisis asiática. Cientos de miles de desempleados, pérdidas patrimoniales, cambios a colegios más baratos. El pánico fue la tónica de aquella crisis. En esta, no.

"Esta crisis ha sido enfrentada de manera bastante racional e inteligente por los consumidores. Han entendido que sí estamos en crisis, pero que es superable y llevable y que puede significar ciertas oportunidades, como redefinir las prioridades. La bicicleta dejó de funcionar a la velocidad que venía funcionando, pero no botó al consumidor", sostiene Valdivieso.

Ésa sería la razón por la que el chileno gastó y se endeudó menos, en especial a largo plazo. Su consumo no se contrajo por completo. Fue racional y cauto. "Tuvo susto, pero no pánico y supo leer muy bien las claves de las autoridades respecto de cómo manejarse frente a la crisis y han sido inteligentes en cómo enfrentarla", agrega el director de Criteria Research.

Roberto Méndez plantea que uno que los fenómenos más importantes y llamativos de esta crisis fue el nivel de aprobación a la presidenta Bachelet: "La gente relaciona la aprobación a la presidenta con el manejo de la crisis. Al revés de lo que pasó en otras crisis, la Presidenta logró transmitir una sensación de protección a través de su estilo y de acciones, como bonos y medidas pro empleo. Es una situación rara en el mundo, porque, a pesar de que la crisis golpeó fuerte el desempleo, aumentó el apoyo a la Presidenta y doce meses después, estamos viendo recuperación. Por eso, los chilenos piensan que lo peor ya pasó, los consumidores se ven más optimistas". De hecho, el Indice de Percepción Económica que elabora Adimark alcanzó en agosto su nivel más alto desde enero de 2008.

La Nación Por Darío Zambra B.

 

Buscar Estudios

Buscar
Autor
Año
Categoria
Tipo de estudio
 

Otros Estudios destacados

Estudio Chilescopio 2015 Tendencias
Autor: Visión Humana
Descargar
 
Las Marcas y los chilenos
Autor: Young & Rubicam
Descargar
 
El comprador online
Autor: GfK Adimark
Descargar
Indice de bienestar 2016
Autor: Salcobrand, U. de los Andes, GfK Adimark
Descargar
 
Santiago como vamos - 2013
Autor: Universidad Diego Portales
Descargar
 
Marcas y estilos de vida de los chilenos
Autor: Adimark GFK
Descargar
Caracterización Grupos Socio Económicos
Autor:AIM Asociacion de Investigadores de Mercado
Descargar
 
Marcas y estilos de vida de los chilenos
Autor: Adimark GFK
Descargar
 
Estudio Chilenidad 2016
Autor:GfK Adimark
Descargar
Chile 3D: Marcas y estilos de vida de los chilenos
Autor:Collect GfK
Descargar
 
Nuevas prioridades del Consumidor ¿Ética o Justicia?
Autor:Cadem Research
Descargar
 
Nueva Clasificación Económica de los Chilenos 2012
Autor:AIM Asociacion de Investigadores de Mercado
Descargar

Articulos y enlaces de interes

Reciba en su e-mail de forma mensual los últimos estudios sobre el mercado,marketing y más. Registrarse

 

Chile 3D: Premio a las marcas de excelencia
Descargar

 

Infografía del Panorama de Medios 2015
Descargar

Estudios Cadem
Ver màs

 

Informativo Ipsos Radio al Aire - 2015
Descargar (fuente externa)